domingo, 29 de octubre de 2017

DÍA 29: CLASE MUNDIAL.


No podrás entender cuánto me dolió. De hecho, estaba disfrutando tanto como para que algo fuera mal. Nunca te pasa por la cabeza que existan personas con tanto odio. Bueno, que te odien tanto. 
Me han enseñado que no soy normal, la sociedad nunca nos vio normal. Las personas nos insultan, pelean contra nosotros, tenemos tantos enemigos. 

Pero esa noche no debió ser así. Nunca debió ser así, porque me estaba divirtiendo. Estaba gozándolo tanto, ¿cómo es que algo malo podía suceder?
Ellos estaban aún más preparados que yo en todo el entrenamiento que Logan, Scott, Emma o Betsy me han dado.

Esa noche había tomado tantos red bulls, mi cabeza daba vueltas y se sentía todo tan fresco. JP (Jean Paul) estaba conmigo, la paso tan bien con mi buen amigo. Fuimos a ver a Dazzler en su concierto. Sus conciertos siempre tienen esa chispa increíble. Bromeo, ella misma es la chispa.
Estábamos caminando a unas calles del puente de San Francisco, y de repente estos tipos con cadenas, cuchillos y bates se nos acercaron. Tan sigilosos y rápidos que ni siquiera Pixie o Northstar pudieron darse cuenta, mira a qué punto hemos llegado.
Nos agarraron de espaldas y golpearon a JP en la mandíbula. No pude hacer nada, mi amigo quedó inconsciente ahí en la acera. Me puse firme, en guardia. Pensé que podía contra ellos. Los golpeé con los pies, patadas al rostro, mis alas se extendieron brillantes y rosadas. El polvo alucinógeno que despedían estaba comenzando a surtir efecto. 
"Quieres ser un héroe", me dije a mí misma, "cuando quieres serlo. Una X-Men".
Pensé que los había derrotado y me puse de rodillas frente a JP. Tenía sangre en el rostro, temí por él. "Y eso significa lealtad. Y eso significa ser intrépido". 
Uno de ellos me tomó por el cabello y pensé: "Y eso también significa ser desafortunado".
Me golpeó con un bate en la nuca, de repente sentí cómo se me iba la vida. Me dieron patadas, me golpearon, me sagraba el cuerpo, una, dos, tres, cuatro, cinco, no sabía si contar más... ¿sabes qué es lo mejor? Destruyeron mis alas. 

"Significa ser desafortunado, porque, al final... sigo siendo una mutante. Y esas alas de hada no me garantizan un cuento de hadas".
Como pude me moví y me teletransporté con JP, fue un largo trayecto a casa.  Logan y Kurt estaban tonteando y jugando, como siempre. Al menos pude caminar cuando llegué, pero cuando vi sus miradas me derrumbé. El profesor Hank, Logan, Kurt, Rogue y Scott. Logan me sostuvo fuerte y nunca olvidaré su mirada. Fue de una ternura tan amorosa y un deseo de venganza maravillosamente diabólico. Lo cual destruyó un poco mi miedo.

No te metas con los X- Men cuando han herido a uno de sus amigos, compañeros y aliados. No sabes cómo te irá.
Emma encontró a los culpables con su telepatía. Todos provenientes del Hellfire Club; oh, una larga historia siempre con los mismos enemigos. Hicieron dos equipos para dispersarse por la ciudad, pero primero Xi'an, Emma y Scott fueron allá a terminar con el culpable. Qué furiosos estaban todos.
Esto se terminó en un santiamén, cuando Xi'an fue la carnada para atraerlos, yendo al mismo lugar en donde nos golpearon. No pudieron ni siquiera atacar. Scott con sus rayos, Emma luchando cuerpo a cuerpo en forma diamante, su telepatía hacía la otra magia, Logan siendo el mejor Wolverine del mundo, Kurt y su teleportación, Ororo y sus majestuosos rayos y puñetazos, Warren, veloz con sus alas, barría al mundo entero. 
No estuve ahí, pero lo vi todo en las noticias. Primero me reí al verlo y luego lloré, de agradecimiento o de felicidad. Aun no lo decido.

De pronto me di cuenta que nosotros éramos tan diferentes, que también éramos fabulosos. Quizá yo no soy la mejor X-Men. Me han golpeado y rompieron mis alas. Estoy en un gran proceso de aprendizaje, me siento estúpida por portar un nombre que ni siquiera me hace fama. ¿Pixie? ¿Quién es Pixie? Yo solo soy una chica de granja de algún lugar en Gales, no soy nadie más. A veces siento que ni siquiera podrían llamarme "heroína". Pero mis profesores me han escogido, y supongo que el destino también, o la vida, no lo sé. Logan, el profesor Hank, Emma, Scott, Kitty, Peter, Betsy: ellos me escogieron, dijeron que tenía un gran potencial. Dijeron que no era una perdedora, ni una debilucha. Ahora me llaman X-Men. Ya no soy solo una estudiante. 

Y mírenlos. Soy una X-Men y ellos están luchando por mí. Por JD. Por nosotros. Solo por nosotros. Vencieron a los malditos, solo por nosotros. Lloraron conmigo, lloraron por mí. Pusieron sus vidas en juego por nosotros. Mis profesores lo hicieron. A eso yo le llamo amistad. A eso yo le llamo actuar, comunicarse, sentir en equipo. Eso no es una emoción, es un sentimiento compartido. Eso realmente es lealtad. Eso realmente es ser intrépido. 
Somos mutantes, estamos orgullosos. ¿Y sabes una cosa más? Somos de clase mundial
Y estoy agradecida por pertenecer, por primera vez en mi vida. Pertenezco a una clase mundial de personas normales que se dieron cuenta que no eran normales y sus diferencias los hicieron luchar por lo que creían. Esas diferencias nos hicieron a todos ser héroes.

Me llamo Megan Gwynn, soy de Gales. Estudié en el Instituto de Charles Xavier para Mutantes, ahora me llaman "X-Man" y creo que después de todo, quizá este es mi propio cuento de hadas.

***
Historia basada en Uncanny X-Men #501. ¡Pixie es una de mis heroínas favoritas de los X-Men!

No hay comentarios:

Publicar un comentario